¿Qué son los Ataques de Pánico?

Según el DSM-IV (American Psychiatric Association, 1994) un ataque de pánico (también denominado crisis de angustia) consiste en la aparición temporal de intenso miedo, aprensión, terror o malestar que va acompañado frecuentemente de una sensación de peligro o catástrofe inminente y de un impulso a escapar y durante el cual cuatro o más de los siguientes trece síntomas aparecen de repente y alcanzan su máximo en 10 minutos o menos:

  1. Palpitaciones o ritmo cardíaco acelerado;
  2. Sudoración;
  3. Temblores o sacudidas;
  4. Sensaciones de falta de aire o ahogo;
  5. Sensación de atragantamiento;
  6. Dolor o malestar en el pecho;
  7. Náusea o malestar abdominal;
  8. Sensación de mareo, de inestabilidad o de desmayo;
  9. Desrealización o despersonalización;
  10. Miedo a perder el control o a volverse loco;
  11. Miedo a morir;
  12. Parestesias (entumecimiento o sensaciones de hormigueo);
  13. Ráfagas de calor o escalofríos.

Las personas que sufren un ataque de pánico experimentan un enorme temor a morir, a sufrir un infarto, un accidente vascular cerebral, a perder el control o a volverse loco. Junto a este miedo se presenta un necesidad urgente de huir del lugar donde ha experimentado la crisis. Es frecuente que el ataque de pánico se presente con falta de aire.

Los ataques de pánico se pueden presentar asociados a una gran cantidad de trastornos de ansiedad: agorafobia, fobia social, fobia específica, trastorno por estrés postraumático o trastorno por estrés agudo.

Tipos de Ataques de Pánico

  1. Ataque de pánico inesperado, sin causa conocida.
  2. Ataque de pánico provocado por desencadenantes ambientales (por ejemplo, ver un perro o una serpiente).
  3. Ataque de pánico que se relaciona o se ve propiciado con determinadas situaciones. Hay mayor probabilidad de que se desarrolle cuando se asocia a determinados estimulos, por ejemplo, al conducir un individuo tiene más probabilidad de experimentar un ataque de pánico pero también es posible que realice la conducción sin que se produzca el ataque.

¿Qué es el Trastorno de Angustia?

Cuando una persona sufre ataques de pánico (o amagos) de manera repetitiva e inesperada y desarrolla una preocupación continua acerca de la posibilidad de que le repitan y tengan consecuencias graves o catastóficas genera el llamado trastorno de angustia. Según aparezca con agorafobia o no dará lugar a dos tipos de trastornos diferentes: el Trastorno de angustia con agorafobia y el Trastorno de angustia sin agorafobia.

Para que se pueda diagnosticar este trastorno la persona tiene que haber sufrido al menos dos ataques de pánico. Algunos individuos que padecen este trastorno piensan que estas crisis de ansiedad realmente son la manifestación de una enfermedad grave (por ejemplo enfermedad coronaria) que puede poner al organismo en riesgo de muerte, otros creen que lo que les está pasando es que se están volviendo locos, o que llegará un momento donde perderán de manera total el control y podría ocurrir una catástrofe.

Entre un 50-65% de los individuos que padecen el trastorno de angustia desarrollan depresión. Es frecuente en este trastorno generar adicción a los fármacos o al alcohol. Este trastorno se puede dar asociado a otros: a la fobia social (entre un 15-30%), al trastorno obsesivo-compulsivo (entre un 8-10%), a la fobia simple (entre un 10-20%), a la ansiedad generalizada (25%) o a la ansiedad de separación.

Este trastorno se presenta en el 1,5-3,5% de la población y es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Hay probabilidad de que este trastorno se presente en otros miembros de la misma familia. Los estudios entre gemelos muestran la influencia genética en la aparición de este trastorno.

 

Cuestionario de autoevaluación del Tratorno de Angustia

(Meramente orientativo y sin valor diagnóstico)

Realiza este test sin pensar más de la cuenta las respuestas. Atrévete a responder a la primera impresión. Responde si los comportamientos que se detallan en cada pregunta son muy propio de mí (muy característicos de mi personalidad y mi comportamiento en todas o casi todas las ocasiones), frecuente en mí (en la mayoría de las ocasiones me muestro, me siento o me comporto así), a veces (en tantas ocasiones me muestro, me siento o me comporto así y en otras tantas no), poco frecuente (en pocas ocasiones me muestro, me siento o me comporto así) y muy impropio de mí (nunca o casi nunca me muestro, me siento o me comporto así).

PREGUNTA 1. Hay momentos donde experimento mucho miedo a que sufra un ataque al corazón o alguna otra enfermedad grave y me pueda morir de repente.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 2. Hay momentos donde experimento mucho miedo a que se me vaya la cabeza y me vuelva loco.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 3. Me parece que en algún momento puedo descontrolarme por completo y hacer alguna locura.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 4. Hay momentos donde creo que me voy a marear y desmayar.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 5. Vivo con el miedo a que me repitan los ataques de ansiedad y miedo donde creo que me va a pasar algo catastrófico como morir o volverme loco.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 6. Experimento la sensación de falta de aire, asfixia y/o opresión en el pecho y pienso que me va a ocurrir algo malo.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 7. Hay momentos donde todo me parece extraño y raro y diferente.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 8. Evito las situaciones donde creo que me va a dar un ataque de ansiedad.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
 

 

Tratamientos psicológicos eficaces de los Ataques de Pánico y el Trastorno de Angustia*

  1. Tratamiento Cognitivo-Conductual: Es el tratamiento que se ha mostrado más eficaz (tratamiento bien establecido con fuerte apoyo a la investigación). Consiste en trabajar en tres áreas: primero, reestructurar las ideas distorsionadas y catastróficas por las que un individuo supone que las sensaciones corporales que experimenta pueden suponer una enfermedad muy grave, en segundo lugar, la exposición interoceptiva, se trata de entrenar al paciente a experimentar sus propias sensaciones físicas (por ejemplo, los mareos, las palpitaciones o las tensiones musculares) sin asustarse, y en tercer lugar, la exposición en vivo, se entrena al paciente a enfrentarse a las situaciones temidas de su vida (por ejemplo, subirse en un autobus o visitar un lugar muy concurido).
  2. Relajación Aplicada: Tratamiento probablemente eficaz para este trastorno (modesto apoyo a la investigación). Este tratamiento consiste en adiestrar al paciente a identificar las situaciones estresantes asi como las señales corporales de ansiedad. Se le entrena en relajación muscular progresiva para afrontar y tolerar las sensaciones corporales y después en la situaciones reales progresivamente hasta alcanzar la normalización.
  3. Tratamiento psicoanalítico: Tratamiento probablemente eficaz para este trastorno (modesto apoyo a la investigación). Este tratamiento trata de descubrir los conflictos inconscientes subyacentes al pánico, especialmente los referidos a los conflictos de separación y autonomía y a la gestión de la expresión de la ira.

(*) Los tratamientos eficaces han sido establecidos por la American Psychological Association. Las investigaciones para establecer la eficacia de los tratamientos psicológicos están basados en los criterios establecidos por Chambless et al. (1998). Hay fuerte apoyo a la investigación cuando se cumplen bien los criterios, considerandose que es un tratamiento "bien establecido". Cuando los criterios se cumplen parcialmente hay un modesto apoyo a la investigación y se considera un tratamiento "probablemente eficaz". Otros tratamientos para los Ataques de Pánicos también pueden ser eficaces pero no se han sometido ha pruebas científicas de verificación de su eficacia.

 

 

Foro de Psicología
Biblioterapia
Documental sobre trastornos de ansiedad: los ataques de pánico, la agorafobia, la fobia social y la fobia específica.
Parte 1: sobre los ataques de pánico y la agorafobia.
Parte 2: sobre una fobia específica.
Parte 3: sobre la fobia social.
Parte 4: diferencia entre fobia social y la agorafobia. Tratamientos farmacológico y cognitivo-conductual.
Parte 5: tratamiento farmacológico y cognitivo-conductual con exposición gradual.
 
Inicio | Presentación | Artículos | Consulta | Enlaces | Dirección
© 2009 Centro de Psicólogía Clínica de Nicolás Moreno. Todos los derechos reservados (All rights reserved). Aviso Legal.