¿Qué es una Fobia Simple?

La característica primordial de las fobias específicas es el temor intenso y persistente ante ciertos objetos o situaciones. La exposición frente al estímulo fóbico provoca respuestas inmediatas de ansiedad, cuya intensidad está relacionada con la cercanía o bien con la posibilidad de escapar.

El sujeto reconoce que su temor es excesivo e irracional (salvo en los niños), el estímulo o la situación es activamente evitada siempre que resulte posible.

Posiblemente el sujeto no tiene que enfrentarse en su vida cotidiana ante ese estímulo o situación (p.ej., temor a volar en una persona que no debe efectuar largos desplazamientos, o bien temor a las víboras en una persona que vive en un ambiente urbano), en este caso no se hace el diagnóstico de fobia específica, pues la evitación, el temor y la anticipación ansiosa ante ese estímulo no interfiere de manera relevante con la actividad normal.

Existen 4 tipos de fobias concretas dependiendo del estímulo o la situación fóbica: animal, medioambiental (p.ej. tormentas), sangre (se incluyen asimismo los procedimientos médicos invasivos como las inyecciones), y situacional (p.ej. transportes públicos, túneles, puentes, elevadores, vuelo, conducción, lugares cerrados). En un quinto tipo se incluyen otros géneros de estímulos o situaciones fóbicas no recogidas en las clases precedentes (p.ej. situaciones en las que exista la posibilidad de contagiarse de una enfermedad).

 

Cuestionario de autoevaluación de la Fobia Simple o Específica

(Meramente orientativo y sin valor diagnóstico)

Efectúa este test sin meditar más de la cuenta las respuestas. Atrévete a contestar a la primera impresión. Responde si los comportamientos que se especifican en cada pregunta son muy propio de mí (muy propios de mi personalidad y mi comportamiento siempre o casi siempre), frecuente en mí (en la mayor parte de las ocasiones me muestro, me siento o me comporto de este modo), a veces (unas veces me muestro, me siento o me comporto de este modo y en otras tantas veces no), poco frecuente (en pocas ocasiones me muestro, me siento o bien me comporto de esta manera) y muy impropio de mí (jamás o prácticamente jamás me muestro, me siento o bien me comporto de esta forma).

PREGUNTA 1. Experimento mucho miedo ante animales como las serpientes, arañas, avispas, abejas, caballos, perros u otros.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 2. Me da mucho miedo ir al médico.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 3. Me da mucho miedo que me tengan que poner una inyección.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 4. Si veo sangre me pongo muy nervioso y me mareo.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 5. Me da mucho miedo los lugares elevados y las alturas.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 6. Me da mucho miedo la velocidad.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 7. Me da mucho miedo las tormentas.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
PREGUNTA 8. Me da mucho miedo el tener que viajar en avión.
Muy propio de mí.
Frecuente en mí.
A veces.
Poco frecuente.
Muy impropio de mí.
 

 

Tratamientos psicológicos eficaces de la Fobia Simple*

  1. Terapias de exposición: Es el tratamiento que se ha mostrado más eficaz (tratamiento bien establecido con fuerte apoyo a la investigación). Las terapias de exposición tienen la finalidad de motivar a un individuo para afrontar las situaciones que le dan miedo (ya sea en la realidad o en la imaginación) y para tratar de permanecer en esas situaciones. La selección de las situaciones a tratar por lo general sigue una jerarquía desde la situaciones menos temidas hasta las más fóbicas, aunque en algunas formas de terapia de exposición (por ejemplo, la terapia de implosión), el individuo comienza la exposición directamente con las situaciones más temidas. Como técnicas de exposición podemos destacar: la exposición en vivo, donde un individuo se expone gradualmente a un estimulo temido (por ejemplo, en la fobia a las arañas, se comienza viendo una foto de araña para acabar tocando a una real, en la fobia a volar, se comienza leyendo una noticia sobre accidentes aéreos y se acaba realizando un vuelo real). Otra técnica de exposición es la desensibilización sistemática donde se realizan las exposiciones en imaginación a los estímulos temidos junto con la práctica de relajación (como una respuesta incompatible con el miedo). La exposición con realidad virtual se utiliza especialmente para recrear virtualmente situaciones dificilmente reproducibles, por ejemplo para superar el miedo a volar o a las alturas (esta técnica de exposición está en fase de investigación). Finalmente la tensión muscular aplicada se utiliza para tratar la fobia a la sangre y las inyecciones, se combina la exposición en vivo con ejercicios de tensión muscular para compensar la disminución de la presión arterial que puede llevar al desmayo.
(*) Los tratamientos eficaces han sido establecidos por la American Psychological Association. Las investigaciones para establecer la eficacia de los tratamientos psicológicos están basados en los criterios establecidos por Chambless et al. (1998). Hay fuerte apoyo a la investigación cuando se cumplen bien los criterios, considerandose que es un tratamiento "bien establecido". Cuando los criterios se cumplen parcialmente hay un modesto apoyo a la investigación y se considera un tratamiento "probablemente eficaz". Otros tratamientos para los Ataques de Pánicos también pueden ser eficaces pero no se han sometido ha pruebas científicas de verificación de su eficacia.

 

 

Artículos del Blog
Foros
Páginas web de interés
© 2009 Centro de Psicólogía Clínica Nicolás Moreno. Todos los derechos reservados (All rights reserved). Aviso Legal.
Centro autorizado por la Junta de Andalucía (NICA 43666)