Terapia de pareja en el esquema de abandono

La terapia de pareja con personas con esquema de abandono está centrada en identificar los mecanismos de defensa o las estrategias de afrontamiento del esquema de abandono por parte del cliente.

Los mecanismos de defensa son estrategias disfuncionales que aunque en su origen fueron útiles para la adaptación del niño a la situación familiar y a las figuras de protección, más adelante se constituyen en guiones rígidos, automáticos e inconscientes que producen gran cantidad de conflictos en las relaciones de pareja.

En la terapia de pareja se observa que las respuestas de afrontamiento se dan normalmente de manera conjunta en una misma persona, pero para explicarlas mejor la exponemos por separado:

La terapia de pareja tendrá que trabajar para hacer más autónomo a la persona con estrategia de rendición.
Con el esquema de abandono y la respuesta de afrontamiento de rendición la persona se hace dependiente de su relación.

Guiones con respuesta de afrontamiento de rendición.

Cuando una persona ha sufrido abandono de pequeño y ha generado la respuesta de afrontamiento de rendición, propicia las relaciones lejanas, distantes o abandonadoras a las que se entrega de manera “rendida” aunque sean relaciones poco protectoras, implicadas o comprometidas.

Busca relaciones que le recuerdan a las personas que le abandonaron con la falsa esperanza de obtener ahora el afecto y amor que no obtuvo de niño. La contradicción propia de los mecanismos de defensa es que intentando buscar un objetivo, obtiene justo el contrario. En este caso, intentando buscar una pareja comprometida y amorosa lo hace con personas que son justo lo contrario (tal y como fueron los padres o figuras parentales).

Una vez hecha la elección el resultado es una relación donde se reproduce el esquema de abandono infantil, al que la persona se rinde, como de pequeño, sufre el abandono de una forma pasiva contra la que no se puede rebelar.

Guiones con respuestas de afrontamiento de tipo evitativo.

Otra respuesta de afrontamiento para personas con esquema de abandono es la evitación. Esta se puede mostrar de muchas formas pero las más frecuentes son dos:

  1. La persona evita entrar en relaciones de pareja ya que teme volver a experimentar el abandono que sufrió en su vida infantil (en algunos casos el abandono fue a edad más adulta).
  2. La persona tiene relaciones de pareja pero nunca quiere profundizar ni comprometerse.

Un comportamiento frecuente con la respuesta de evitación es el uso de la bebida o las drogas como medio de evitar cualquier manifestación emocional que reactive el esquema de abandono.

Guiones con respuestas de afrontamiento de tipo sobre-compensación.

En este caso el sujeto cuando encuentra una relación sentimental no tardará mucho tiempo en experimentar dudas y miedo a ser rechazado, sustituido o abandonado.

La respuesta de afrontamiento de tipo sobre-compensación hace que trate de asegurar la relación a través de demandas, exigencias y coacciones que en lugar de favorecer el asentamiento de la relación provocan justamente el efecto contrario. La pareja empieza a sentirse incómoda y coaccionada y sentirá una auténtica necesidad de tomar distancia lo que aumentará en la persona con esquema de abandono el temor a ser rechazado y aumentará aún más sus exigencias y ataques a su pareja llevando la relación, en muchos casos, a la ruptura.

La terapia de pareja en el esquema de abandono

Cuando este esquema es muy fuerte en la vida de una persona, su relación de pareja queda muy comprometida y se requiere un trabajo importante tanto a nivel de terapia individual como de pareja para poder flexibilizar el esquema de abandono y las respuestas de afrontamiento que resultan enormemente disfuncionales.

En la terapia de pareja y en la individual se trabaja para la indentificación del esquema y de las respuestas de afrontamiento. A partir de ahí se tratará de desactivar las respuestas de afrontamiento disfuncionales:

  1. Cuando la respuesta de afrontamiento es la rendición, se tratará de sustituir esta respuesta por una actitud más activa y exigente con la pareja. El sujeto tiene que generar una consciencia de su propia valía y darse el derecho de exigir que su pareja le dé en la misma proporción que él da. Si la pareja adopta una actitud poco comprometida y distante, el sujeto toma consciencia de la necesidad de no “colgarse” de personas que lo único que le generan es sentimiento de pérdida y abandono.
  2. Cuando la respuesta de afrontamiento es la evitación, el sujeto aprende a arriesgarse más y más en la relaciones. Comprende que mientras tenga este mecanismo de defensa nunca podrá tener una relación positiva y enriquecedora. Ahora ya puede atreverse a comprometerse y entiende de manera clara que superar su miedo al abandono sólo tiene un camino: el arriesgarse a ser abandonado.
  3. Cuando la respuesta de afrontamiento es la sobre-compensación, el sujeto aprende a identificar estos comportamientos excesivos en los que intentando ganar seguridad y compromiso, lo único que consigue es lo contrario, alejamiento y conflictos. Se requiere un trabajo de gran concienciación para que el individuo pueda generar comportamientos alternativos de tipo más tolerante y menos exigente con la pareja. Para este propósito es muy adecuado en el desarrollo de más empatía, comprendiendo el efecto que tiene sobre su pareja su comportamiento exigente.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*