El esquema de abandono

Es el esquema propio de los niños que han vivido la experiencia de abandono por uno o los dos padres. La falta de atención, interés, cuidado o protección por parte de los padres hace que el niño se sienta abandonado y solo.

En nuestro trabajo, los psicólogos constatamos que la vivencia de abandono no tiene que ver siempre con un comportamiento real de abandono por parte de los padres sino que otras circunstancias pueden favorecer el surgimiento de este esquema en el niño.

Tal es el caso del nacimiento de otros hermanos menores, que al requerir más atención por parte de la madre, hacen que el niño se sienta abandonado.

Otras circunstancias son la dedicación de los padres al trabajo y el ceder el cuidado del niño a terceras personas. Esto hace que el niño no sienta la proximidad, cuidado y protección requeridos y le fomenta la vivencia de abandono.

La muerte de alguno de los padres también puede generar el sentimiento de abandono en el hijo que no tiene capacidad para razonar sobre la involuntariedad de la muerte y si vivencia emocionalmente ese sentimiento de pérdida, soledad y abandono.

Otras experiencias que pueden favorecer el surgimiento de este esquema son el alejamiento de alguno de los padres por motivos de trabajo, el quedarse el niño al cuidado de los abuelos, las estancias en internamientos escolares, los ingresos hospitalarios de alguno de los padres, etc.

Los psicólogos descubrimos este esquema en gran cantidad de pacientes y resulta casi epidémico en nuestra actual sociedad dónde los padres dedican gran cantidad de tiempo al trabajo en detrimento del cuidado de los niños.

El esquema de abandono en la vida adulta

Los efectos de este esquema a lo largo de la vida pueden mostrarse en las siguientes manifestaciones:

  • Fuerte inseguridad en las relaciones afectivas con un miedo excesivo e irracional acerca de la idea del abandono por parte de la pareja.
  • Comportamientos defensivos ante la posibilidad de abandono: posesividad o dependencia excesiva sobre la pareja.
  • Sobrevaloración e idealización de la pareja. Si el abandono de los padres ha hecho sentir al niño que es poco valioso, éste de adulto va a sobrevalorar a la pareja que le haga caso. Los psicólogos, con frecuencia descubrimos junto a la idealización, un sentimiento infantil de no sentirse digno del afecto o amor de su pareja.
  • Sentimientos de inferioridad en las relaciones afectivas. El sujeto cree que no es capaz de dar la talla en una relación sentimental y que más pronto que tarde será abandonado.
  • Actitud derrotista y de fracaso por anticipado en cualquier relación. De ahí que una de las manifestaciones de este esquema es la de no comprometerse en las relaciones de pareja ya que el sujeto teme ser abandonado.
  • Paradójicamente, el sujeto busca el emparejamiento con personas que favorecen la reviviscencia de los sentimientos de abandono. Pueden ser personas poco comprometidas, frías o infieles.

Los psicólogos descubren en el esquema de abandono la utilización del mecanismo de defensa de la rendición.
El sujeto con esquema de abandono suele tener un marcado sentimiento de inseguridad a la hora de establecer relaciones sentimentales.

¿Qué tipo de terapia realizan los psicólogos para poder superar este esquema?

Como cualquier terapia que se realiza con los esquemas, lo primero es identificarlo y observar su incidencia en los comportamientos cotidianos y en las relaciones personales.

A partir de aquí se realiza un trabajo de tipo cognitivo para aprender a cambiar las creencias nucleares de este esquema, un trabajo vivencial para recuperar los recuerdos infantiles asociados al esquema lo que permiten encuadrar la problemática y acceder a los contenidos emocionales evitados y un trabajo interpersonal en la relación terapéutica para identificar las manifestaciones del esquema en las interacciones con el psicólogo.

Parte fundamental de este trabajo es identificar y anular los mecanismos psicológicos de defensa utilizados por el sujeto con esquema de abandono.

 

5 comentarios sobre “El esquema de abandono

  1. doctor buen dia.
    Muy interesante su articulo sobre el abandono y como la subjetividad del niño juega un papel fundamental en la generación del esquema del abandono, deseaba saber si tiene conocimiento del abandono familiar pero en el adulto mayor, me seria util algun documento o lo que pueda ofrecerme.
    muchas gracias

  2. sufro de depresion tengo mucha angustia y no se por que razon, tengo 50 años me puede decir si es parte de la menopausia o es otro tipo de enfermedad

  3. Hola! Muy bonito tu blog y muy ilustrativo,muy bien explicadito y sencillo,te felicito por el tipo de corte que manejas ,muy actual,muy practicoy dando soluciones practica aunque no por eso faciles pero si muy adecuadas,felicidades…

  4. A mi me pasa al revés, suelo abandonar a las personas.
    Soy poco comprometida y muy solitaria, hay situaciones que me generan pánico.
    Tengo un padre ausente, y una madre muy presente que a veces no me banco 🙁

  5. Hola, gracias por su artículo.
    Yo creo que tengo algunos de esos síntomas pero no todos y no tan fuertes. El que sí que es fuerte es el miedo a que le gusta otro hombre o esté ligando con otro si la veo en línea tarde o en las redes sociales. Pero también es verdad que:
    1- Yo era el amante. Ella vino a mí, enamorada diciendo que algún dia le dejaría porque ya nosentía por él más que cariño.
    2- En mis dos relaciones anteriores fuí engañado y les pillé a ambas con otro.
    3- De pequeño mi madre se fue de casa pero antes de hacerlo, hubieron muchas veces en las que se iba con otros hombres mientras mi Padre trabajaba..e incluso alguno venía a mi casa con flores para mi madre y nos íbamos a pasar el día a la playa con él y mis hermanas.
    4- Sé que, al menos un par de veces me dejaron solo en casa, en la cuna solo todo el dia.

    En las relaciones me ocurre que, cuando empiezo a sentir mucho por mi pareja, creo en ella, sé que no me miente pero a veces me entran miedos de que sí lo vaya a hacer o lo esté haciendo aunque al mismo tiempo me duele pensarlo porque en realidad sé que no es verdad…ya que me demuestra que me quiere, que le apetece siempre sexo, etc etc…
    Es entonces cunado, sin querer se me escapa algo como: qué haces en línea?con quién hablas?
    O le digo que me preocupa algo que debemos hablar y le digo que creo que le gusta otro. Claro, tampoco es que lo piense por nada, sino porque la veo en línea tarde y me dice que ha entrado para cambiar el estado del Wasap pero veo que hace 20 minutos que lo había cambiado; o porque veo que acepta a un tio que no conoce de nada en el facebook que está fuerte y al que le pone varios Likes en sus fotos y luego me dice que nunca ha hablado con él…
    Pero también, sin ver nada he llegado a pensar cosas como que si me dice que no le apetece sexo en ese momento, siento el miedo de que ya no va a querer tenerlo más conmigo porque me va a dejar.

    Y, lo que sé por otras relaciones, es que eso me dura solo un tiempo, y luego ya cojo la confianza sin estar así…aunque alguna vez que otra sienta un poco de celos pero no me afecta…
    Y, lo que no me gusta tampoco de mí es que, cuando ya he cogido confianza entonces es cuando yo dejo de sentirme atraído por ella…y si ella insiste y está “pesada”va dejando de gustarme hasta que, me empiezan a atraer otras pero no soy capaz de engañarle ni de dejarle…pero me cuesta volver a sentir gana de tener sexo con ella y en cambio me fijo mucho en otras que me atraen mucho…aunque como digo, no soy capaz de hacer nada porque ya lo he demostrado.

    Ya tengo casi 43 años y me gustaría su consejo para no tener ese miedo a ser engañado (al menos tanto como para provocar discusiones) y tampoco dejar de sentir atracción cuando siento que ya estoy seguro de esa persona.

    Gracias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*